Bendiciones para el alma

    Las más bellas Reflexiones

    El Señor es mi pastor, nada me faltará

    /
    /
    /
    622 Views
    img

    El Señor es mi pastor,
    nada me faltará[a].
    En lugares de verdes pastos me hace descansar;
    junto a aguas de reposo me conduce.
    Él restaura mi alma;
    me guía por senderos de justicia
    por amor de su nombre.
    Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
    no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;
    tu vara y tu cayado me infunden aliento.
    Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos;
    has ungido mi cabeza con aceite;
    mi copa está rebosando.
    Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
    y en la casa del Señor moraré por largos días.

    Salmo 23 – Biblia de las Américas (LBLA)

    Las palabras del Salmo 23 vienen a mi mente: «El Señor es mi pastor, nada me faltará». En estos días que parece que nuestra alma está sufriendo a causa del temor producido por la pandemia de COVID-19 que envuelve al mundo. Es cuando en estos momentos difíciles, debemos refugiarnos en Dios y tener nuestra confianza puesta en Él en medio de las pruebas. Recordemos que “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan para bien” (Ro 8:28). Por lo tanto, lo que para el mundo es una desgracia, para los hijos de Dios es una enseñanza que nos ayuda fortalecernos y madurar.

    Las palabras de este salmo se vuelven palabras vivas, que nos traen la bendición de una nueva vida y nos llenan de esperanza, porque si confiamos en Dios como nuestro pastor, nada es imposible.

    Las palabras “Jehová es mi Pastor, nada me faltará” traen en sí mismas, una promesa, una realidad que solamente aceptamos o rechazamos. Se nos promete que nada nos faltará porque Él nos pastorea. Nos cuida de peligros, nos guía por los mejores caminos, nos fortalece, nos ama, y cuando fallamos nos disciplina.

    Por que la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

    Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

    Hebreos 4:12 y 13.

    No te canses de caminar, de tener esperanza, sigue adelante porque todo esto pasará. Sueña, motívate a seguir viviendo, no dejes que las situaciones duras y difíciles te roben tu vida, tu alegría. Sigue adelante tomado(a) de la mano del Señor. Recuerda que Él estará contigo siempre, si tu lo deseas….

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    This div height required for enabling the sticky sidebar